¿Por qué es importante la cadena de frío?

24 de mayo de 2020

Comentarios

Industrial Romu, 50 años innovando en tecnología y diseño

En el anterior post explicamos qué es un camión refrigerado, cómo se utiliza y dimos pautas para optimizar el transporte. En este artículo, hablaremos sobre la importancia de la cadena del frío y daremos consejos para realizar el transporte de carga frigorífica.

La importancia de la cadena de frío

La cadena de frío es un elemento clave en la seguridad alimentaria y consiste en el control de la temperatura de manera constante durante toda la cadena de suministro. Es de vital importancia no romper ni alterar la cadena de frío, puesto que eso podría poner en peligro la calidad y el estado de ciertos productos de consumo perecederos.

La temperatura adecuada debe mantenerse estable durante toda la cadena de suministro: producción, transporte, almacenamiento y venta. De esta manera se asegura preservar intactas las propiedades de los productos. Las cadenas de frío se emplean sobre todo en sectores como la alimentación, productos farmacéuticos o en la distribución de productos químicos.

Mantener la cadena de frío en el transporte es un proceso complejo y delicado, por ello se requieren materiales concretos, vehículos especiales y consejos de expertos para realizarlo de la manera correcta. La preservación de la cadena del frío, basada en las buenas prácticas y en la inversión en aislamiento, suponen un importante ahorro de combustible y de emisiones a la atmósfera.

Uno de los ejemplos en los que mantener la cadena del frío es indispensable son los alimentos perecederos como frutas, verduras, carnes y pescados, así como alimentos congelados. La cadena de frío debe mantenerse para asegurar las condiciones óptimas para el consumo y la salud del consumidor. De no mantenerse esta cadena del frío, los alimentos podrían sufrir pudriciones, maduraciones incontroladas o la aparición de microorganismos que podrían hacer peligrar la salud pública. 

Mantener la cadena de frío en el transporte

La cadena de frío se trata de trata de mantener la temperatura, no de enfriar. El objetivo es preservar las condiciones del servicio desde el momento de la recogida hasta el punto de entrega final. Por lo tanto, durante todo el transporte de los alimentos, necesitaremos camiones y furgonetas que se ajusten a las temperaturas de los productos.

Según el ATP, “Acuerdo sobre transportes internacionales de mercancías perecederas y sobre vehículos especiales utilizados en este transporte”, estos vehículos deberán ajustarse a la refrigeración que necesita cada tipología de alimentos y establece un listado de las temperaturas a las que deben transportarse las diferentes mercancías clasificadas como perecederas.

Además de los vehículos, las instalaciones también deben estar a la temperatura que requiere el producto: zonas para producto congelado, zona para producto refrigerado y una zona para producto que no deba superar los 25 grados centígrados.

El transporte es uno de los eslabones más delicados en esta cadena. Esto se debe a que la influencia de la temperatura ambiente es mayor y varía continuamente en función de la hora, la estación y la meteorología. También son muy variables los tiempos de tránsito, generando mayor dependencia de las capacidades del vehículo cuanto mayor sea el tiempo de tránsito.

Consejos para el transporte de carga frigorífica

Estos son los consejos más importantes a seguir en el transporte:

  1. Usar solamente vehículos cuya tipología recomiende el ATP para cada rango de temperaturas.
  2. No escatimar en aislamiento y refrigeración del transporte frigorífico. Así, evitaremos problemas ante unas condiciones meteorológicas cada vez más cambiantes e impredecibles.
  3. Los vehículos utilizados para el transporte frigorífico deben contar con instrumentos de medición de temperatura a la vista del conductor. Este deberá llevar un control regular de la temperatura de la carga.
  4. Realizar revisiones periódicas para mantener los equipos de refrigeración y aislamiento en perfecto estado de funcionamiento.
  5. No se deben transportar al mismo tiempo productos con necesidades de temperatura diferentes, a no ser que se utilicen equipos especializados de multitemperatura.
  6. En el caso de transporte de carga fraccionada y multidescarga, se recomienda la segmentación del vehículo en diferentes compartimentos y la correcta planificación del orden de la carga de la mercancía. Redimensionar el espacio refrigerado tras cada descarga puede suponer un importante ahorro energético y de combustible.
  7. Preenfriar los vehículos antes de la carga, resulta imprescindible para evitar cambios bruscos de temperatura en el productos.
  8. Tanto si se realiza una o múltiples operaciones de carga y descarga, se recomienda mantener la puerta del vehículo cerrada tanto tiempo como sea posible para evitar fugas de temperatura. Estas cargas y descargas se deben realizar en el menor tiempo posible.

Entradas relacionadas

0 Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *